Modelo de Gestión


Modelo de Gestión

Política financiera más equilibrada. 


Obligado por el modelo de negocio y principalmente por el reparto de dividendos, el apalancamiento debe de ser bajo, del 40 al 50% aprox. para que la sociedad sea interesante para los accionistas. Se consigue así una mayor seguridad y estabilidad. 


Notoriedad de la compañía. Evolución, adaptación, cambios. 


El Grupo de empresas se ha caracterizado, siempre, por la evolución constante dentro del mercado inmobiliario. El modelo de SOCIMIS representa un paso más en esta evolución. 


Disponibilidad de una valoración permanente de la sociedad. 


El valor de la sociedad se puede apreciar tanto en los ingresos que generan el reparto de dividendos y en la apreciación del valor de las acciones. 

Una buena guía para la valoración de este tipo de sociedades es dividir el NAV por el número de acciones comunes en circulación. Este valor del activo neto por compartir es lo más utilizado para la determinación del valor de las acciones. 


Disciplina en la gestión. 


O lo que es lo mismo, profesionalización , dedicación, control, etc. La eficiencia en la gestión de la cartera de producto, el control de los gastos marcará para bien o para mal el devenir de la SOCIMIS.


Independencia y autonomía financiera. 

El modelo basado en la deuda ha llegado a su fin. Por lo tanto, la única salida para la obtención de capital es a través de los inversores. El régimen de las SOCIMIS no solo da rentabilidad a través de la política fiscal sino que además otorga una seguridad y control en su gestión. 


Disminución del perfil de riesgo. 

La disminución del perfil de riesgo vendrá determinada, por un lado, por la disminución del apalancamiento de los inmuebles y por otro respaldado por una cartera diversificada de producto. La variabilidad de los rendimientos del mercado en el tiempo y en todos los sectores económicos pone de manifiesto que la diversificación es clave para una inversión a largo plazo de éxito. 


Liquidez de las acciones. 

Las SOCIMIS son esencialmente vehículos de inversión pública, es decir que cotizan en la Bolsa de Valores. Actualmente en los mercados como el norteamericano, tienen una gran liquidez a diferencia de las tradicionales inversiones inmobiliarias. En efecto, el inversor puede comprar y vender estos activos con gran simplicidad y a bajo coste en el mercado de capitales. Hoy en día la liquidez está asegurada.



Comments